A pie por Holešovice y Letná, hasta el castillo

letna

Holešovice es uno de nuestros barrios preferidos de Praga. Gabriel ya vivió en él y pasó muchas horas caminando por sus calles.

El barrio es uno de los más vivos y bonitos de la ciudad, con edificios preciosos y lugares interesantes, a mitad de camino entre dos parques enormes, uno de los cuales es el magnífico Letná, de donde se tienen una de las mejores vistas de la ciudad.

El itinerario que os presentamos a continuación está basado en el paseo al que Gabriel llevaba a los amigos que le visitaban en Praga en la época en la que vivía en el barrio. Dejaban el equipaje en casa y salían a pasear siguiendo el camino que describimos en este texto.

Sobre el itinerario por Holešovice y Letná

Algunas aclaraciones sobre el itinerario:

  • El itinerario es una sugerencia y puedes cambiar calles y atracciones según te apetezca. El barrio tiene varias calles muy bonitas, no te tienes que circunscribir exclusivamente a las que recomendamos.
  • Las atracciones de algunas calles son simplemente sus edificios, no dejes de mirar a todas partes.
  • La duración del paseo depende mucho del ritmo de cada uno.
  • Tampoco incluimos ni una parada para comer ni una parada para tomar un café, porque eso también depende de tu ritmo. Pero señalamos lugares para comer y beber a lo largo del camino para que puedas elegir.

A pie por Holešovice y Letná, hasta el castillo

Comienza el paseo en el Lapidario del Museo Nacional (Lapidária Národního Muzea), el lugar en el que se encuentran hoy muchas de las estatuas originales del Puente de Carlos. Sí, por seguridad, la mayoría de las esculturas que ves en el puente son réplicas. Confesamos que la atmósfera del lapidario no es bonita, pero es emocionante verse de frente con las esculturas originales del puente, y con muchas otras también.

Výstaviště 422. Parada de tranvías Výstaviště Holešovice.

Holešovice: Lapidario del Museo Nacional de Praga
Fachada del Lapidario del Museo Nacional de Praga.

Sigue hasta la Galería Nacional de Praga (Národní galerie v Praze). En realidad, la galería tiene varios edificios distribuidos por toda la ciudad, pero este es el mayor de todos y alberga su colección de arte moderno y contemporáneo. Echa un vistazo a la web de la galería (con versión en inglés) para saber qué exposiciones están siendo exhibidas.

Dukelských hrdinů 47. Parada de tranvías Veletržní palác.

Holešovice: Galería Nacional de Praga
Fachada del edificio de la Galería Nacional.

Si el arte no fuera lo tuyo, considera pasar por la Národní galerie solo para tomarte el mejor té de gengibre de tu vida, en el Café Jedna, que está en la planta baja, con acceso directamente desde la calle. Tiene wi-fi y otras cosas para comer y beber también.

Si el hambre es mayor, para en el restaurante Potrefená Husa, exactamente en la esquina en frente de la Národní galerie, en la calle Dukelských hrdinů. Pide un queso frito (Smažený sýr) y una cerveza.

Sigue por la misma calle hasta la esquina con la calle Milady Horákové. No pierdas mucho tiempo con la Iglesia de San Antonio de Padua (Kostel svatého Antonína Paduánského). Es bonita por fuera, pero el interior es decepcionante. Sube por la Milady Horákové, a la derecha.

Kostel svatého Antonína Paduánského
Bonita por fuera, muy normalita por dentro.

Entra a izquierda en la calle Veverkova y pasa delante del Bistro 8, una opción muy buena para una comida buena y barata. No dejes de preguntar cuál es el plato del día.

Delante del Bistro 8 está la PageFive, una pequeña librería moderna llena de libros de arte de editoriales locales y de pósters también.

Sigue por la calle Veverkova hasta el final. Gira a la derecha, subiendo la ladera por la Kostelní, y gira a izquierda en la Františka Křížka. Camina hasta el final y entre en el Parque Letná (Letenské sady).

Camina por el boulevar que te mente en el parque. A la izquierda, vas a ver el Pabellón de Checoslovaquia en la Expo de 1958, un icono de la arquitectura del país. Da una vuelta para verlo y vuelve al boulevard.

Pabellón de Checoslovaquia en la Expo de 1958
Pabellón de Checoslovaquia en la Expo de 1958, donde hoy funciona una agencia de publicidad.

Continua por el boulevard hasta el final. Toma el camino de la izquierda y sigue caminando hasta llegar al Prague Beer Garden, el mejor lugar del mundo para tomarse una cerveza. Elige una de las grandes mesas y degusta tu cerveza checa con una vista maravillosa de Praga.

beer garden letna praga
La mejor cerveza, la mejor vista y la mejor ciudad, todo en uno.

Después de la cerveza, sigue el parque bordeando el río desde las alturas hasta llegar al Metrónomo. Si quieres dejar al ruta y volver al centro de la ciudad, este es el momento. Baja por las escalinatas y toma un tranvía. Pero si quieres continuar hasta el castillo, sigue leyendo.

metrónomo de Praga
El metrónomo de Praga, con atmósfera veraniega.

Sigue caminando por el parque. En un momento, el camino se adentra en el parque. Sigue las placas que indican el camino del castillo (Pražský hrad) hasta llegar a una entrada con ladrillos. Toma el camino de la izquierda, evitando la calle Gogolova. En seguida vas a pasar por un puente de madera que cruza una avenida y entrar en el Parque Chotek (Chotkovy sady). Da una vuelta por él.

Cuando te canses del parque, sal a la calle Mariánské hradby y continua caminando por ella. Enseguida vas a llegar al Palacio de Verano (Královský létohradek), en los Jardines del Castillo (Královská zahrada). Si estuviera abierto, entra y camina por él, siempre en dirección al castillo.

jardines castillo praga
Un pedazo de los Jardines del Castillo.
palacio de verano, praga
El Palacio de Verano, en los Jardines del Castillo.

Y listo, en un santiamén habrás llegado al Castillo de Praga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.